AUDIOMETRÍA y ADAPTACIÓN de AUDÍFONOS

La hipoacusia o disminución de la capacidad de oir (sordera), es una enfermedad conocida desde hace muchos siglos y podemos clasificar las sorderas teniendo en cuenta distintos parámetros: según su localización: percepción, transmisión o mixtas; o según el momento de su aparición: hereditaria, adquirida o deficiencia auditiva.
La Audiometría es la medición de la capacidad que tiene cada oído de percibir los sonidos y vibraciones y por tanto nos permite saber el grado de hipoacusia que tiene un paciente. Se mide en decibelios (dB) y puede comprender a todas o algunas de las frecuencias de estudio y cuyos resultados se representan en lo que se denomina una gráfica audiométrica.

Con los resultados obtenidos en la Audiometría, y de otras pruebas que también se pueden hacer al paciente según se necesiten, se está en condiciones de establecer el tipo de sordera que el paciente tiene y si éste es candidato a una prótesis auditiva y de qué tipo de prótesis se le puede adaptar y si es necesaria en uno o en ambos oídos.
Con estos resultados audiométricos se pasa a la Adaptación de los Audífonos en el paciente, tomándose en consideración si son retroauriculares o intrauriculares.

El sistema NOAH, (que es un software diseñado para la industria del audífono), tiene la ventaja de que permite al audioprotesista la adaptación de los audífonos de los diferentes fabricantes, controlando los aspectos audiológicos y protésicos y ajustándolos a las necesidades que presenta particularmente cada paciente.
Con la adaptación del audífono no termina el trabajo del audioprotesista sino que este debe realizar un seguimiento de la mejora de la audición así como del buen mantenimiento y función del audífono y su prótesis.